sábado, 13 de junio de 2015

EJECUCIÓN EN JAÉN DE TRES PRESOS EN 1833


"Rostro de Fernando VII "El Deseado". Rey nefasto donde los haya para la Historia de España"

Luis Gómez

Traemos a la bitácora del BLOG DE CASSIA esta noticia sobre el apresamiento y posterior ejecución de tres delincuentes en el Jaén del primer tercio del siglo XIX.

Situémonos en el contexto histórico. Fernando VII, rey calamitoso para la Historia de España, acababa de fallecer (29-07-1833) ocupando la regencia del reino su viuda la reina María Cristina de Borbón-Dos Sicilias en colaboración con los liberales. El país anda revuelto, pues ya empiezan a escucharse las primeras voces sobre lo inapropiado que es que el hermano de Fernando VII, Carlos María Isidro de Borbón, legítimo heredero al trono no pudiese acceder a él y se estuviese planteando la posibilidad de que fuese la hija de Fernando VII – Isabel, una niña aún-  la que le sucediese en el trono. 

Por otra parte, la sociedad de la época estaba aún en trámites de superar los desastres acontecidos durante la Guerra de la Independencia. Muchas personas lo habían perdido todo durante el conflicto. Haciendas y casas, trabajo o forma de ganarse la vida, familia, etc, habiendo sido durante ese tiempo la milicia y el combate contra el francés su única forma de vida. Pero al acabar la guerra y disolverse los regimientos, muchos soldados hubieron de volver al estado civil, habiendo gente que por falta de recursos y no sabiendo a donde regresar aprovechó lo que mejor sabía hacer para seguir subsistiendo. Es así como muchos se hicieron contrabandistas, bandoleros, o simplemente se dedicaron a robar y asaltar los caminos (Puede leerse algo parecido si se consulta esta entrada en este mismo blog “Tiroteo y muerte en el camino de Torredonjimeno”)


Dice así la noticia de la prensa decimonónica: 


 "Vista actual de la Plaza de Cervantes de Jaén. En esta plaza se situaba la puerta principal de acceso a la Cárcel Real de la capital. (Foto: Red Jaén)"

“JAÉN , noviembre 7. En el dia de ayer han sido pasados por las armas a las doce menos cuarto de la mañana, por sentencia de la Comisión militar ejecutiva, Pedro, Molina Mena, vecino de Torrecampo, Francisco Álvarez Dorado (alias) "Tambora, de Torrejimeno; y Juan Peragón, de esta capital, por delitos de robo. El primero era desertor de presidio, y en el dia 24 del mes próximo anterior salió al camino que va de esta ciudad á Valdepeñas, con otros compañeros, habiendo sido aprehendido en el acto, y conducido á la Real Cárcel.
Esta celeridad en la aplicación de penas a los criminales es muy recomendable, porque asegura los saludables efectos del castigo y escarmiento que suelen debilitar las dilaciones”.

Según Luis Miguel Sánchez Tostado en su libro “Historia de las prisiones en la provincia de Jaén”, la Cárcel Real de la capital “se identificaba por el escudo real de Carlos I en su puerta”. Data de mediados del siglo XVI y constaba de unas siete celdas “construidas a lo largo de la muralla y fuera de ésta” Los nombres de las celdas eran “capilla”, que era en la que pasaban sus últimas horas los reos que al día siguiente acudirían al patíbulo, “torre” por estar en un torreón de la muralla, “pulgas”, “agua”, “esparto” y “plaza de armas” que poseía un pequeña ventana que daba a dicha plaza.
A tenor de lo descrito por los archivos sobre su factura y construcción, habremos de pensar que no debía de ser un lugar muy agradable para pernoctar.

En la misma obra antes citada se nos ofrece una descripción que realizara al Ayuntamiento de Jaén sobre el inmueble en 1836, tres años después de la noticia que relatamos, por lo que es muy probable que aún estuviese en esas mismas  condiciones cuando ocurrió el suceso. Dice así:

Está formada por dos crujías de trece varas de longitud por seis de latitud unidas por un muro divisorio sobre el que cargan ambos pavimentos, la primera que da frente a la plazuela de la cárcel es corrida sin más separación en su piso ajo que los del rastrillo y es muy desabrigada por estar sus techos demasiados elevados, y su piso bajo está formado sobre la superficie y aún más profundo que la del nivel de la calle sin ofrecer comodidad alguna. Su habitación principal correspondiente a ésta también está muy desabrigada y sin seguridad  ni la suficiente ventilación, los techos están formados por la armadura de cubierta superior de esta fábrica compuesta por cuartones costaneros y capas… La segunda da frente a la calle de los Álamos y se encuentra apoyada sobre la primera, ésta es muy incómoda y sus piezas bajas son muy húmedas, lóbregas t sin la suficiente ventilación, careciendo esta circunstancia la correspondiente del piso superior siendo esta cualidad la de mayor importancia en edificio de esta clase


"Grabado que muestra una ejecución mediante el garrote vil"

La citada Cárcel Real, tenía su acceso principal por la actual Plaza Cervantes y pese a sus inconvenientes y carencias, estuvo vigente y en uso durante buena parte del siglo XIX.

Las ejecuciones de los reos a muerte en la España del siglo XIX se practicaban mediante le aplicación del “garrote vil”, introducido en España por José Bonaparte y refrendado más tarde, en 1832 por el propio rey Fernando VII. Hasta entonces, la horca era el método más usado.

BIBLIOGRAFÍA:
·         SÁNCHEZ TOSTADO L. “Historia de las prisiones en la provincia de Jaén
·         Hemeroteca Nacional.
·         Blog de Cassia

2 comentarios:

  1. Donde se produjeron éstas ejecuciones? en la misma cárcel?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En la noticia no se menciona el lugar donde se llevó a cabo la pena capital. Muchas de las ejecuciones sumarias de este tipo eran realizadas en plazas públicas delante de la multitud, a modo de escarmiento y advertencia para posibles imitadores. Así se conseguía tranquilizar a la masa, haciendo ver que se aplicaba Justicia sobre los delincuentes y malechores

      Eliminar