lunes, 29 de junio de 2015

DATOS BIOGRÁFICOS DEL PADRE FRAY ALEJANDRO BARCO GARCÍA

Torre del Convento de la Victoria de Estepa

CORRECCIÓN DE DATOS BIOGRÁFICOS ELEMENTALES CONCERNIENTES A FRAY ALEJANDRO DEL BARCO GARCÍA (MIMm)

RECTIFICADOS Y AUMENTADOS POR NUESTRA LABOR INVESTIGADORA
 Manuel Fernández Espinosa

Su nombre y apellidos apenas dicen algo a nadie más allá de un restringido círculo minoritario de amigos de la Historia de Torredonjimeno (los lectores de la Revista Cultural ÓRDAGO) y pocos más. No goza del honor de un rótulo en el callejero de su localidad, pese a los muchos méritos que hizo para que los tosirianos le rindamos gratitud. Su libro capital -aunque publicado en tres ocasiones desde 1788- reposa en las bibliotecas en que por acaso está, y allí duerme el sueño de los justos, pues es tanta su enjundia y su densidad (pruebas del calibre de la erudición de su autor) que se hace arduo leerlo. También ocurre que los motivos que movieron al fraile a escribirlo, quedan tan remotos que es un asunto propio de eruditos. Muy pocos sabemos la razón por la que lo escribió, pues hemos dedicado tiempo a leerlo y estudiar el contexto: en otra ocasión podremos tratar, una vez presentados sus datos biográficos aquí con rigor histórico, las razones que motivaron la redacción de "Las Colonias Gemelas Reintegradas...".

El libro del que hablamos se intitula "Las colonias gemelas reintegradas en la mitad de sus respectivas poblaciones; que les tenían usurpadas los soldados eméritos de las legiones romanas: Diálogos críticos". Tal vez, la complejidad de esta obra explique que enfrentarse con el libro no sea una tarea grata para el lector medio que pronto desiste de seguir la lectura si ésta no es todo lo amena que se aguarda. Todo esto es lo que hace que fray Alejandro del Barco García, el autor de esta joya bibliográfica del siglo XVIII de la que trataremos, sea un desconocido para la gran mayoría del público. Esta ignorancia que persiste sobre la personalidad y obra de fray Alejandro del Barco es la raíz del cúmulo de enigmas biográficos que pretendemos despejar en este artículo, corrigiendo los errores que se han ido reproduciendo al seguir al pie de la letra los pocos estudios que sobre el autor existen.

El Rvdo. P. fray Alejandro del Barco García (fraile de los mínimos de San Francisco de Paula  o "victorios": cuyas siglas son MIMm) es uno de esos religiosos eruditos del siglo XVIII a los que tanto debemos, pero que la desidia nos ha hecho tan desconocido. El P. Barco fue uno de los primeros que en el Reino de Jaén se sumó a la Real Sociedad Económica de Amigos de Jaén, participando junto a su paisano y amigo D. Fernando María del Prado y Ruiz de Castro en la fundación de dicha institución jaenesa (año 1785). Tres años después de ese acontecimiento, en 1788, el fraile mínimo publicaba su obra maestra: "Las colonias gemelas reintegradas...". Había escrito, según el criterio de D. Aurelio Valladares Reguero, el "Retrato natural y político de la Bética antigua" (Sevilla, 1779) y dejó manuscritos otros estudios históricos, como "La antigua Ostippo y actual Estepa", que no se vieron publicados hasta bien entrado el siglo XX; en concreto, “La antigua Ostippo y actual Estepa” se vio publicada gracias a los desvelos del sabio franciscano vallisoletano, nuestro maestro el Rvdo. P. fray Alejandro Recio Veganzones (OFM). Se le atribuye la autoría de otros escritos de carácter local, histórico y arqueológico, que quedan por confirmarse como suyas. Ocupó importantes cargos en su orden religiosa y, con generosidad, dotó de su peculio a las respectivas iglesias del convento de la Victoria de Estepa (donde fue corrector) y del convento de la Victoria de Torredonjimeno.

Si su obra goza de poca repercusión (restringida al limitado círculo erudito), su perfil biográfico es aún menos conocido que sus aportaciones a la historiografía, por lo que su figura aparece envuelta en una nebulosa. Esto explica que los pocos estudiosos que de él se han ocupado hayan dado curso a una serie de imprecisiones biográficas que, reproducidas a lo largo de la breve bibliografía de este asunto, complican mucho más la tarea de perfilar la personalidad de fray Alejandro del Barco García. El propósito que me marco con este artículo es contribuir a esclarecer los datos biográficos que permitan conocer más a fondo quién fue este fraile erudito.

Portada de "Las Colonias Gemelas Reintegradas..." del P. Barco

FRAY ALEJANDRO DEL BARCO Y GARCÍA: DATOS VITALES

Para empezar, digamos que dos de las fuentes que mencionan a fray Alejandro del Barco llegan a confundir, por si fuera poco, hasta el nombre del erudito fraile mínimo del siglo XVIII.

Cronológicamente, la primera fuente que sirve erróneamente su nombre es, nada más y nada menos, que "Don Lope de Sosa" -que no es, precisamente, una fuente que podamos denominar poco informada sobre las curiosidades históricas de la provincia de Jaén. “Don Lope”, cuando en 1925 publica un extracto de “Las colonias gemelas reintegradas…” (relativo al vecindario noble de la villa tosiriana), viene a equivocar el nombre de Barco, llamándolo "fray Alonso del Barco". Mucho tiempo después, en "Pueblos con nombre propio. Origen de los pueblos de Jaén" (Jaén, 2004), su autor D. Juan Rubio Fernández, al referirse a la misma obra del Padre Barco, llama a éste –en un pie de foto de dicha obra- "fray Jerónimo del Barco". 

Así las cosas, cuando hasta el nombre del autor es causa de tan crasos yerros cometidos por autores tan prestigiosos y especializados en cuestiones provinciales, el lector podrá hacerse cargo de la ímproba tarea que implica desbrozar en este asunto, para que aparezca la genuina figura de este fraile erudito, libre de los errores que la falta de datos o la incuria han amontonado sobre esta figura prominente de la historiografía de la Andalucía del XVIII.

En cuanto a la génesis de nuestro interés por el Padre Barco diremos que la primera referencia que pudimos encontrar del mismo nos la hacía –como así ha sido en tantas ocasiones, cuando de Torredonjimeno se trata- el cronista oficial de Torredonjimeno, nuestro maestro D. Juan Montijano Chica. A partir de ella comenzó en nosotros un creciente afán por conocer más de este tosiriano que había mostrado tanto celo por la historia de Torredonjimeno. En el capítulo de su libro "Historia de la ibérica Tosiria", dedicado a los hijos ilustres de la ciudad tosiriana, D. Juan Montijano Chica nos esbozaba el perfil de este historiador:

"Padre Alejandro del Barco. Religioso de la Orden Mínima de San Francisco de Paula o de la Victoria. Famoso en su Orden por los cargos elevados que en ella ejerció. Publicó varias obras de historia. Entre ellas se destaca: "Las Colonias Gemelas Reintegradas". Puede decirse que su vida está enmarcada en casi todo el siglo XVIII, pues murió, muy anciano, en este su Convento de la Victoria hacia el año 1785".

En esta escueta presentación se afirma, como podemos leer, que falleció en Torredonjimeno. Después de rastrear los libros de Sepelios del Archivo Parroquial de la Inmaculada Concepción de Santa María de Torredonjimeno, donde era costumbre inscribir los óbitos de los frailes del Convento de la Victoria, no hemos podido hallar ninguna entrada que nos asevere que fray Alejandro del Barco muera, tal como nos dice Montijano, en Torredonjimeno. Ignoramos dónde pudo inspirarse D. Juan Montijano Chica tanto para aventurar el dato del lugar y año de su defunción. Además, digamos que la fecha que Montijano proporciona como año de fallecimiento es un imposible: dado que existen documentos que prueban que en 1788 el Padre Barco todavía estaba vivo.

En la génesis de todo estudio sobre el P. Barco, hay que citar forzosamente los trabajos que se dio el Rvdo. P. Fray Alejandro Recio Veganzones (OFM) que, con el propósito de publicar una esmeradísima edición de "La antigua Ostippo y actual Estepa", manuscrito inédito del Padre Barco sobre la historia de Estepa, investigó concienzudamente los archivos parroquiales de Torredonjimeno, pero con tan poca fortuna que el estudioso franciscano no pudo encontrar ningún rastro de la fe de bautismos, tampoco la partida de defunción del fraile mínimo. El P. Recio ofreció, en el estudio preliminar que acompaña esta edición de "La antigua Ostippo...", unas "Notas bibliográficas sobre el autor y su obra: La antigua Ostippo y actual Estepa". Ante la falta de datos inconcusos sobre el natalicio y óbito de su biografiado, el P. Recio tuvo que reconocer: “Por más que intentado buscar el día del nacimiento del P. Barco y García, no me ha sido posible, aunque algún autor supone que nació alrededor de 1715”. El autor al que se refiere el P. Recio es Caballero Venzalá. 

En cuanto al lugar de nacimiento del P. Barco, el P. Recio supuso que el personaje principal de los diálogos de "Las Colonias Gemelas Reintegradas" (a saber: D. Patricio, un sacristán con aficiones historiográficas) era un "alter ego" del autor. Y, sobre esa base, el Padre Recio concedió al relato literario una credibilidad que nuestras investigaciones vienen a refutar:

"De pocos personajes y escritores como el autor de esta historia, Alejandro del Barco García, religioso mínimo, puede afirmarse, según él mismo dice, que nació en la línea divisoria de dos pueblos de la provincia de Jaén -Torredonjimeno y Jamilena- y con tan perfecta igualdad que "no pudo decidirse cuál de las dos poblaciones se me debía reputar por patria."

En el prólogo de "Las Colonias Gemelas Reintegradas", es cierto, el sacristán protagonista D. Patricio refiere su procedencia: "Señor, mi padre fue de Torreximeno, y yá de edad de mas de treinta años, casó con mi madre, que era de Xamilena. Veme aquí Vmd. oriundo de ambas patrias. Estando mi madre en cinta, le mandaron pasearse, y como es natural en las mugeres, y aun en los hombres tambien, la inclinacion á la patria, siempre dirigia el rumbo á la Virgen de la Estrella." A continuación el P. Barco pone en boca de su personaje que su madre lo vino a parir en el "sitio en que se juntan los términos" (nota: "Las colonias gemelas...").

Pero los hallazgos documentales de nuestras pesquisas desmienten que los datos que de sí declara el tal D. Patricio, personaje de ficción al fin y al cabo, se ajusten a la biografía del autor P. Barco. Lo que D. Patricio dice de sí es mera ficción literaria de la que se sirve fray Alejandro del Barco, aunque puedan encontrarse ciertas analogías entre la vida del autor y la peripecia del personaje. Expliquémonos: si el ficto D. Patricio presenta una doble naturaleza (como tosiriano y jamilenudo), el autor Padre Barco también presentaba una doble naturaleza paralela (como granadino y giennense). Con anterioridad al descubrimiento de los datos reales de su nacimiento, nosotros pusimos en tela de juicio que la ficción literaria pudiera constituir datos biográficos fehacientes del autor.

En cuanto a la fecha de su nacimiento, lo poco publicado sobre el P. Barco se muestra tan endeble como la precisión del lugar de nacencia del P. Barco. El P. Recio reproduce el cálculo erróneo que D. Manuel Caballero Venzalá da como fecha aproximada del nacimiento del P. Barco, en su "Diccionario Biobibliográfico del Santo Reyno".

El error de Caballero Venzalá se ve nuevamente reproducido en "Literatura giennense en el siglo XVIII", de Aurelio Valladares Reguero, al tomar como válido el año 1715 cuando delinea una semblanza breve del P. Barco (nota: "Literatura giennense en el siglo XVIII").

En "Vidas de la Ibérica Tosiria" nosotros mismos tuvimos ocasión de esbozar una hipótesis que el tiempo ha venido a confirmar como cierta:

"Alejandro del Barco García era hijo de D. Juan José del Barco Río y doña Vicenta García Navarro. A día de hoy se ignora si nació en Granada o en Torredonjimeno, allá por 1733 aproximadamente".

Nos complace afirmar que estuvimos más atinados de lo que suele ocurrir cuando uno se aventura a lanzar una fecha. Después de publicar “Vidas de la Ibérica Tosiria” llegó a nuestras manos una copia del informe genealógico que emitió el Santo Oficio de la Inquisición en 1792, relativo a la "naturaleza, lexitimidad y limpieza de sangre" de fray Alejandro del Barco y García, con el propósito de cerciorarse de no haber inconveniente para su presentación como Calificador del Santo Oficio (documento descubierto por nuestro paisano y amigo, el investigador D. Juan Luis Anguita Pérez en Granada) se desvelan los datos exactos tanto del lugar como fecha del nacimiento de nuestro fraile mínimo.

"Fr. Alexandro Josef del Barco y García, natural de la Ciudad de Granada, baptizado en la Ygª Parroq. de Sta. María Magdalena de dha Ciudad en nuebe de Marzo de mil Setecientos treintaytres." 


Este documento de la Inquisición, descubierto por D. Juan Luis Anguita en los archivos granadinos, confirma que estábamos en lo cierto cuando suponíamos que el P. Barco podía haber nacido en Granada (y no en Torredonjimeno, por más que el P. Barco siempre hiciera profesión de tosirianía), así como se demostraba que nuestro cálculo para el año de su nacimiento también era el correcto. 

En cuanto a su defunción, la falta de una partida obituaria (todavía sin descubrir) ha provocado otros tantos cálculos errados que ponen la fecha de su muerte en 1785 (Montijano Chica) o en 1787 (Valladares Reguero). Ambos estudiosos han pasado por alto que, con fecha 23 de marzo de 1789, el mismo P. Alejandro del Barco y García presentaba al Cabildo de Torredonjimeno un memorial que acompaña a unos ejemplares de su libro "Las colonias gemelas reintegradas" que dedicaba a la villa de Torredonjimeno. Dicha obra había sido publicada en Madrid en 1788. El P. Barco no murió, por lo tanto, ni en 1785 ni en 1787.

Si todavía no hemos podido encontrar la partida de defunción de fray Alejandro del Barco (posiblemente desaparecida), sí que pudimos ofrecer en su defecto un dato que permite despejar la incógnita fijando, por fin, el año al menos de su deceso en "Vidas de la ibérica Tosiria":

"El P. Alejandro del Barco García falleció en las postrimerías de 1795, como se desprende de unas honras que se hallan en los libros de la parroquial de Santa María. Muchos eruditos se habían rendido ante la falta de un dato que arrojara luz sobre el final de sus días, pero nosotros tuvimos la fortuna de descubrir el dato que puede confirmar el año exacto de su fallecimiento, si no el día y mes de su fecha. Allí, con fecha 2 de diciembre de 1795, fray Juan de Ortega Gómez, licenciado presbítero provincial de Granada de la Orden de la Victoria, mandaba aplicar, en sufragio del alma de fray Alejandro del Barco, unas honras fúnebres".

Quedan, pues, corregidos los yerros que se han venido cometiendo en cuanto a la identificación de lugar y fecha para el nacimiento de fray Alejandro del Barco García. También ha sido posible establecer el año de su defunción, aunque sea de modo aproximado. Quedaría definir en qué localidad falleció, pero muy posiblemente fuese Estepa, de cuyo Convento de la Victoria había sido dos veces corrector y donde habitualmente residía.


CONCLUSIÓN

El P. Alejandro del Barco y García nació en Granada el año 1733 y falleció, probablemente, en Estepa allá por el año 1795 frisando los 62 años.

BIBLIOGRAFÍA:

Los libros empleados para este artículo se citan por su título en el cuerpo del artículo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario