jueves, 7 de mayo de 2015

“MILAGROS EN TORREDONJIMENO” VISTOS POR LA PRENSA ANTICLERICAL DEL XIX


"José Nakens, masón, republicano anticlerical y director del diario El Motín"

Luis Gómez


Si escribimos el nombre de José Nakens (1841-1926), lo más seguro es que casi nadie sepa de quien se está hablando. Es lógico que así sea en el presente, pero su popularidad en el pasado sí que lo hacía conocido en el panorama periodístico de la época, pues debido a su  extremismo ideológico de izquierdas, se le relacionó con diversos atentados políticos de principios del siglo XX. Se le involucró en el asesinato del presidente Cánovas del Castillo y también se le supusieron vínculos con el atentado con bomba que sufrió el Rey Alfonso XIII cuando su carroza pasaba por las calles madrileñas. Atentado perpetrado por la mano del anarquista Mateo Morral, al que al parecer dio cobijo Nakens tras el atentado.

Para poder entender y conocer a José Nakens debemos viajar al siglo XIX. Allí encontramos a un joven anticlerical furibundo. El odio hacia la religión y a todo lo católico le vino de su padre, de quien se dice que fue un admirador acérrimo de Espartero y que combatió contra los carlistas en la I guerra. Al padre se le manifestaría el anticlericalismo en esas fechas, y de ahí bebería el odio hacia el clero su vástago. José Nakens, lo bebió  a placer y lo llevó a cotas que su progenitor ni habría soñado. 


"Atentado contra Alfonso XIII perpetrado por Mateo Morral"

Con el tiempo, la ideología política de Nakens se consolidó, y su republicanismo anticlerical dio sus frutos. Después de haber pasado por diversos medios de comunicación y de haber ejercido diversas tares, en 1881 se centraría en crear su propio periódico, de corte –como no- anticlerical y belicoso, titulado “El Motín

Y es en este diario extremista (no lo aceptaron ni sus correligionarios políticos de su época, los cuales le dieron la espalda), en 1888, donde aparece esta curiosa noticia de la que nos hacemos eco en esta ocasión:

Santo en puerta.
“En Torredonjimeno (Jaén) ha brotado espontáneamente un bienaventurado que por ahora se limita á curar enfermos de cuerpo y alma; si adelanta en la profesión, llegará hasta resucitar muertos inclusive. El humilde origen del santo en ciernes da pretexto al irreverente periódico El Clarín, de Jaén, para tomarle el pelo, diciendo que procede de la clase de jornaleros del campo, y que, como en Torredonjimeno no hay mar ni río, no ha podido dedicarse á la pesca para asemejarse á los apóstoles. Perdone el colega: la piscicultura no es indispensable para la santidad. ¿Que ese santo varón no ha pescado? Pues ya pescará en seco, si las autoridades no dan fin á sus santas campañas metiéndole en la cárcel. Como tienen los curas el privilegio exclusivo de la fabricación de milagros, y las autoridades los protegen tanto, no hay competencia posible con ellos.”

Como es costumbre, tratemos de poner algo de claridad a las decimonónicas monsergas redactas por el anticlerical de Nakens.

En primer lugar deberemos de saber de qué está escribiendo el señor Nakens, pues por lo que se aprecia en el texto, debe ser algo relacionado con curaciones milagrosas o algo parecido. Buceando en las hemerotecas (y en los archivos antiguos de las entradas de este mismo blog) podemos encontrar la respuesta. En la entrada del 4 de noviembre de 2014, titulada “Apariciones en Torredonjimeno”  podemos encontrar la solución.

Para refrescar la noticia, volvemos a transcribir -y ampliamos- el suceso que llamó la atención de la prensas en esas fechas y que ocurrió en Torredonjimeno:



"Ermita de los santos patronos Cosme y Damián de Torredonjimeno, lugar donde se reunía el vecindario para rezar el rosario y observar las apariciones "fantasmagóricas" del supuesto desdichado"

Diario de oficial de avisos de Madrid. Marzo de 1889

En Torredonjimeno (Jaén) hace días que está alborotado el vecindario con motivo de la supuesta aparición de un alma en pena. El aparecido favorece con sus visitas á un hijo suyo, que no se encuentra muy bien de salud desde el día en que vio á su padre, y le dijo que se habían olvidado de decirle unas misas. Hay quién jura y perjura que son verdad las apariciones, dando pelos y señales del alma en pena y de las palabras que dirige á su hijo, si bien es de advertir que sólo a éste se aparece. El caso es que todas las noches acude numeroso gentío a, la ermita de los Santos Mártires, en la« afueras de la villa, rezando el rosario por el alma del difunto A estos actos acude el hijo con sus amigos, y cuando más ajena está la gente, grita «ya está ahí mi padre», y cae al suelo víctima de una  convulsión, mientras los demás miran y remiran espantados, y aunque haya quien crea que ve algo, es lo cierto que no observan nada”.

Como ya apuntábamos en la entrada anterior, el movimiento espiritista estuvo muy activo durante ese final de siglo XIX. Los temas de los fantasmas, las almas en pena, el Más Allá y todo lo relacionado con ese mundo paranormal hizo que mucha gente cayera en manos de embaucadores, pitonisas y quiromantes de diverso pelaje. En resumen: estafadores.

Es obvio, que el suceso ocurrido en las inmediaciones de la ermita de San Cosme y San Damián de la localidad hubo de ser de cierta relevancia, pues numerosas cabeceras de periódicos nacionales se hicieron eco de la noticia (cada cual a su manera y y cada una siguiendo su línea editorial y política).

Por mucho que desde CASSIA se ha intentado, no hemos logrado saber el nombre y apellidos del protagonista local objeto de la noticia. Sabemos que era de la localidad (o al menos residente en ella) y que su padre había fallecido con anterioridad y no hacía mucho, pero en los periódicos consultados se omite su nombre.

En lo concerniente a la cabecera “El Clarín de Jaén” de donde el rotativo de Nakens extrae la noticia, poco es lo que aportamos. Diario provincial activo durante el s. XIX, es frecuentemente citado por las cabeceras anticlericales de la época. En otro semanario de ideología similar al diario El Motín, titulada “Las dominicales de Libre Pensamiento”, -cabecera en la que los directores de la misma aludían a las claras cuales eran sus intenciones de enfrentarse abiertamente con la institución católica- dice lo que sigue en relación a otra noticia acaecida en Valdepeñas de Jaén, pero extraída, igualmente, del diario El Calrín de la capital antes citado:

  Febrero de 1885

Otro rasgo de piedad
“Él Clarín, de Jaén, es un periódico tachado de impío con los dicterios más soeces. Sin embargo, en ese periódico hallamos un bien escrito artículo destinado á ensalzar el acto llevado á cabo por un sacerdote. Habla ido este sacerdote, comisionado por el pueblo de Valdepeñas, para distribuir entre las víctimas de loa terremotos el producto de la cuestación hecha entre los humanitarios vecinos de dicho pueblo en que ejerce su ministerio el Sr. Conejo, que es el nombre del sacerdote. «Cumpliendo tan delicada cuanto triste comisión, dice el articulista, llegaron los depositarios dé la suma recaudada al pueblo de Albuñuelas (sic) [se refiere a la localidad de Albuñuel] como más castigado, y allí, guiados por loa informes de las personas de más respeto, fueron repartiendo equitativamente la cantidad de que eran portadores, entro las bendiciones y lágrimas de los míseros habitantes del destruido pueblo. «Casi tocaban ya al final de su peregrinación, cuando al entrar en una de las barracas, una pobre anciana, llevando de la mano un niño pequeño, les suplicó un socorro para aquel desdichado á quien el hundimiento de su casa había dejado huérfano y en completo desamparo. «Entonces el Sr. Cornejo, á quien sin conocer exaltamos ya, dejándose llevar por un noble arranque dijo dirigiéndose al niño estas ó parecidas frases: «—Niño: tú no tienes padres, ni yo tengo hijos: si quieres, puesto que la Providencia ha hecho que nos encontremos en el mismo camino, desde hoy tú serás mi hijo y yo tu padre.» Nuestro amigo D Ricardo García Requena, autor del artículo, lo termina con estas palabras: «Curas católicos, miraos en el espejo del que sirve de objeto á este articulo.» «Ese es un sacerdote.» ¿No es de creer que quien con tanta espontaneidad hace público el acto humanitario de un sacerdote católico, defenderla de igual modo al catolicismo si lo creyese bueno? Pues esto nos pasa á todos los libre-pensadores, Sedientos de bondad como estamos: acudimos el bien do quiera se manifiesta, y fustigamos el mal, sea quien fuere el que le cumpla Cuando todos se convenzan da esta verdad serán como nosotros anti-católicos”.

Como se puede apreciar en esta ocasión, el semanario masón y anticlerical, ante el desprendido y espontáneo gesto del sacerdote valdepeñero P. Cornejo, no hubo más remedio que alabar el gesto y escribir en conciencia, más al final para confirmar su condición y que nadie se llevar a engaños, suelta la “filípica” subsiguiente para reafirmar su condición de anticlerical y evitar así que sus lectores le tildasen de tibio.


BIBLIOGRAFÍA

·         Hemeroteca Nacional
·         Blog de Cassia

1 comentario:

  1. Buenas tardes!
    Les escribo porque creo que como conocedores de la tradición de nuestro pueblo, y más específicamente la tradición católica pueden ayudarme. Soy un joven e inquieto que busca a Dios en todos los ámbitos de la vida, hace unas semanas oí hablar de una Sociedad Católica de San Pío X en Torredonjimeno y me gustaría ponerme en contacto con dicha sociedad para acercarme y desarrollar mi fe desde la óptica tradicional católica. Me gustaría saber si ustedes tienen información sobre dicha sociedad y en tal caso ponerme en contacto con alguno de sus miembros. Les doy las gracias de corazón. Que el Señor les bendiga. Saludos

    ResponderEliminar